¿Se batió a duelo Cervantes con un riojano?

Retablo del monasterio de Yuste. ¿Fue su autor el contrincante de Cervantes?

Uno de los episodios más o menos conocido de la vida de Cervantes fue el enfrentamiento que en el año 1569 le obligó a huir de España. 

La Real Provisión firmada el 15 de septiembre de  1569 y conservada actualmente en el Registro General del Sello del Archivo de Simancas (Valladolid) lo pone de manifiesto y es que según este documento las autoridades madrileñas ordenan:

(…) que por los alcaldes de nuestra casa y corte se a proçedido y proçedio en Rebeldia contra vn myguel de zerbantes, absente, sobre Razon de aber dado çiertas heridas en esta corte a Antonio de Sigura andante de esta corte (…)

Evidentemente este  documento formaba parte de todo un proceso judicial en el que se ordena la captura de Miguel de Cervantes, dado que tras una citación previa en los tribunales para aclarar qué había pasado, el muchacho, de 22 años, no se personó dejando en duda la más que razonable posiblidad de que las heridas hubiesen sido provocadas en un duelo. La razón era bastante comprensible, este tipo de desafíos (y esto parece que lo fue) estaban duramente castigados por la ley y cuando uno lee la sentencia, entiende por qué Cervantes no quiso personarse ante la justicia.

 (…) que con berguença publica le fuese cortada la mano derecha y en destierro de nuestros Reynos por tiempo de diez años y en otras penas contenydas en la dicha sentencia (…)

No obstante, más allá de las repercusiones legales sigue habiendo grandes dudas en este caso. Como por ejemplo ¿quién era Antonio de Sigura?
Son tantas las conjeturas que no se puede afirmar con rotundidad quién era. Aunque se sospecha que este  Antonio de Sigura fue el mismo Antonio de Segura que menciona el padre Eusebio Julián Zarco-Bacas en su libro sobre los pintores del Monasterio del Escorial.

La vida de este padre agustino podría inspirar infinidad de películas, bien por su labor como bibliotecario de El Escorial o bien por su triste final en la guerra civil.
Pero lo cierto es que fue él quien dio con una pista clave en todo este asunto al encontrar una serie de informaciones sobre el hombre que buscamos. Según sus pesquisas trataría de un polifacético artista oriundo de San Millán de la Cogolla (La Rioja) que gracias a su pericia bien pudo estar en el Madrid de 1569.

El documento habla de él como andante de esta corte lo cual a diferencia de los “estantes” hace referencia a las personas forasteras o no nacidas en Madrid, pero poco más sabemos de este Antonio de Sigura. De ser el artista que documentó el padre Zarco-Bacas estaríamos hablando de que fue el autor del retablo del monasterio de Yuste, con copia de la Gloria de Tiziano incluida. Así como ayudante del gran Francisco de Mora en las tareas arquitectónicas del Alcázar de Madrid, el Pardo y la Casa de Campo.

Algo que suscita otra duda aún pendiente de aclarar  ¿por qué se enfrentó Cervantes con un riojano?


Para saber más: http://miguelzorita.com/es/cervantes-madrid-y-el-quijote