Martinico, el duende de Mondéjar