Blog

¿Un ordenador en el Museo Arqueológico Nacional?

Parece contradictorio que en un museo dedicado a las antigüedades tenga cabida un ordenador, pero así es. El Museo Arqueológico Nacional sorprende a sus visitantes con una pieza única, no solo en su colección si no en todas las colecciones del mundo, pues el objeto del que nos ocupamos hoy no tiene parangón en otras salas, es sencillamente una pieza única en el mundo.

¿Quién podría imaginar que tras esas portezuelas hay un ordenador del siglo XVII
¿Quién podría imaginar que tras esas portezuelas hay un ordenador del siglo XVII.

 

Los huesos de Neper (Naiper)

Los huesos de Neper (Naiper)
Los huesos de Neper (Naiper).

Antes de nada convendría aclarar qué es un ordenador. Entendiéndolo como computadora y por lo tanto máquina para hacer cálculos veremos que un simple ábaco podría ser un ordenador, quizá el más simple de todos. Hoy, nos centramos en un ábaco un tanto especial pues al ser datado en el siglo XVII compila todo el saber renacentista y barroco en las ciencias exactas. A primera vista parecería un joyero o un pequeño mueble fabricado en madera de palosanto, reforzado con latón y decorado en marfil. Su interior por el contrario alberga una serie de cajones donde se guardan pequeñas piezas de marfil, llamadas varillas, con unos diminutos números grabados. Precisamente estas piezas fueron conocidas durante siglos como «los huesos de Neper (Naiper)» una la pista fundamental para entender que se trata de un ábaco neperiano.

El creador de este pequeño ordenador fue John Naiper (Edimburgo, 1550-1617)

El mismo, colocando las varillas en determinadas posiciones logró hace complejas operaciones matemáticas. (Adjunto un video al final del artículo para que veáis como funciona). Al ser descrito en su libro Rabodologiae los ábacos neperianos se popularizaron en el siglo XVII entre los matemáticos más distinguidos de Europa, quienes se dividieron en las dos modalidades existentes de ábacos neperianos: el ábaco promptuario y el rabdológico. Y he ahí la importancia del ábaco de Madrid, pues contiene los dos modelos.

Además de su importancia científica, tiene un periplo histórico realmente interesante, pues como demuestra su decoración fue diseñado para el Monasterio del Escorial, aunque no se sabe con certeza a quién estaba destinado.

En la parte superior observamos la parrilla coronada, símbolo del Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial
En la parte superior observamos la parrilla coronada, símbolo del Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial

En el siglo XVIII entre 1711-1715 fue incautado por el rey Felipe V a Juan Francisco Pacheco Téllez Girón, IV duque de Uceda por cambiar de bando en la guerra de sucesión. Es entonces cuando desde las colecciones reales pasaría a formar parte del actual Museo Arqueológico Nacional donde podemos observarlo en la actualidad.

Sobre mi

Related Posts

2 comentarios en “¿Un ordenador en el Museo Arqueológico Nacional?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para mejorar y personalizar su experiencia y puede incluir cookies de terceros. Entrando acepta el uso de cookies. Haga clic en el botón para consultar nuestra Política de privacidad.